Image Image Image Image Image Image Image Image Image

enfermería oncológica

CUIDADOS ENFERMEROS: INSERCIÓN DE AGUJA EN EL RESERVORIO VENOSO SUBCUTANEO

20 agosto, 2013 | By | No Comments

 


El aumento de la incidencia de neoplasias y la aparición de nuevas medicaciones que puedan mejorar las expectativas de supervivencias y de calidad de vida de estos pacientes, hace que cada vez sea más frecuente la implantación de reservorios subcutáneos o Acceso venoso central periférico para la administración de estos medicamentos. Una vez implantado este dispositivo, el profesional de enfermería es el responsable de su mantenimiento y cuidado, así como de la educación sanitaria facilitada al paciente y sus cuidadores.

 

Descripción del puerto

Descripción

 

El catéter venoso central con reservorio subcutáneo, es un dispositivo que consta de un catéter radiopaco conectado a una cámara cuya base  de titanio y con una membrana de silicona. Se implanta mediante técnica quirúrgica estéril, quedando en una bolsa subcutánea. La  punta del catéter queda situada, generalmente en la vena cava superior, antes de entrar a la aurícula derecha.

 

 

El calibre del catéter oscila en 4,5 y 12 Fr. Utilizando la técnica estéril y percutánea, es posible acceder a la membrana con una aguja especial tipo “HUBBER”, llegando hasta la cámara que va unida al catéter. El calibre de la aguja va a determinar la mayor duración de la membrana autosellante, por lo que es importante que las agujas sean del grosor y la longitud apropiados. Se recomienda 20 Ga cuando es necesaria la administración de sustancias viscosas, lo que proporciona una media ( número de veces de punciones) de aproximadamente de 2.000 punciones. En el reservorio esta media es de aproximadamente de 500 punciones.

A menor grosor de la aguja, mayor duración de la membrana autosellante. Se utilizara 22G cuando el paciente necesite sustancias más fluidas, lo que proporciona una media de punción mayor que la descrita.

 

 

Mejora el acceso al sistema vascular y reduce las complicaciones

Mejora el acceso al sistema vascular y reduce las complicaciones

OBJETIVOS

Los objetivos que se persiguen con la utilización de un reservorio subcutáneo son los siguientes:

  • Disponer de un acceso venoso rápido, seguro y eficaz en pacientes con árbol vascular periférico deteriorado.
  • En tratamientos prolongados, con fines diagnósticos y terapéuticos.
  • Reducir el número de venopunciones traumáticas.
  • Mantener en perfecto estado la vía venosa central de larga duración.
  • Evitar la aparición de infecciones, coagulación o daños por extravasación.
  • Disminuir el dolor y la ansiedad del paciente hacia la venopunciones.
  •  Mantener el capital venoso periférico del paciente.
  • Facilitar el tratamiento ambulatorio.
  • Favorecer la comodidad del paciente, así como la calidad de la vida.

 

Es muy importante que los profesionales enfermeros se formen en las necesidades de  adquirir destrezas técnicas y estandarizar los procesos en  cuanto a la correcta inserción de la agujar al reservorio subcutáneo, los cuidados del mismo y evitar toda clase de problemas potenciales aplicando los distintos protocolos basados en la evidencia científica, así se optimizaran los resultados y se evitaran complicaciones innecesarias relacionadas con una mala praxis en su manipulación y se podrá transmitir seguridad, responsabilidad y autonomía al enfermo, mejorando así la calidad de cuidados enfermeros de los pacientes.

 

I.   DESCRIPCION DE LA TECNICA DE COLOCACION DE LA AGUJA PARA CATETER IMPLANTABLE

La inserción de la aguja para catéter implantable con reservorio subcutáneo es un procedimiento que consiste en aperturar el acceso a la vía venosa central para la administración de fluidos con fines diagnósticos o de  tratamiento, el  mantenimiento del mismo y/o la extracción de sangre.

II.   INDICACIONES

  • Administración de quimioterapia en régimen ambulatorio y de larga duración.
  • Cuando se precisa terapia intravenosa prolongada.
  • Realizar el mantenimiento y sellado del catéter.
  • Para la extracción de sangre del reservorio.
  • Para realizar el cambio de aguja.

III.    CONTRAINDICACIONES

  •  No tener radiografía de control para verificar la correcta colocación del catéter.
  • Si presenta en la zona del portal signos de: endurecimiento, dolor y eritema.

IV.    PERSONA RESPONSABLE

Licenciada especialista en Enfermería Oncológica.

V.     RECURSOS HUMANOS

Enfermera (1)

Enfermera Oncológa

Enfermera Oncóloga

 

VI.   MATERIALES

Materiales

Materiales

  • Guantes estériles (2)
  • Paquetes de gasas estériles (2).
  • Solución salina.
  • Campo estéril (1).
  • Campo fenestrado estéril (1).
  • Mandilón estéril.
  • Mascara descartable.
  • Gorro descartable.
  • Antiséptico (Clorhexidina o Povidona yodada).
  • Aguja especial de punta Huber estéril.
  • Jeringa descartable 10cc.
  • Jeringa descartable 20cc.
  • Apósito transparente estéril.
  • Esparadrapo.

 

VII.    PROCEDIMIENTO

 

Preparación del paciente y de los materiales

Preparación del paciente y de los materiales

  1. Informar al paciente de la técnica a realizar, de su indicación y solicitar su colaboración.
  2. Proporcionar intimidad al paciente.
  3. Colocar al paciente en la posición más cómoda (posición semi-fowler, posición decúbito dorsal).
  4. Lavarse las manos.
  5. Vestirse ropa estéril.
  6. Preparar un campo estéril con todo el material necesario.
Preparación de la zona

Preparación de la zona

7. Colocación de guantes estériles. Mantener técnica estéril.

8. Una primera limpieza  de la piel en la zona del portal, con solución salina  realizando movimientos circulares de dentro hacia fuera.

Limpieza y asepsia en la zona del reservorio

Limpieza y asepsia en la zona del reservorio

9. Asepsia de la piel  en la zona del portal con movimientos circulares de dentro hacia fuera, dejando actuar treinta segundos si se utiliza Clorhexidina o dos minutos si se emplea Povidona yodada.

10. Retirar los guantes  y colocarse nuevos guantes estériles.

Purgar toda la extensión de la aguja con solución salina

Purgar toda la extensión de la aguja con solución salina

11. Purgar la aguja tipo Huber con 5cc de  suero fisiológico y clampar.

12. Localizar la membrana de acceso mediante palpación con la mano no dominante y fijarlo con los dedos índice y pulgar, buscando el punto central.

 

Colocación de la aguja

Colocación de la aguja

13. Insertar la aguja firme y perpendicular a  la membrana del portal, en online casino australia un ángulo de 90º fijando el reservorio entre los dedos y a presión constante.

14. Avanzar la aguja a través de la piel y la membrana hasta notar un tope metálico (pared posterior del reservorio) hasta el punto que ya no es posible progresar mas la aguja.

 

Comprobar permeabilidad del catéter

Comprobar permeabilidad del catéter

15. Confirmar la correcta colocación de  la aguja mediante aspiración suave de sangre (3-5 ml) antes de proceder a la infusión.

16. Pinzar  y descartar la jeringa.

 

PORTH14

Lavado del reservorio con solución salina

17. Despinzar y lavar el reservorio con 20 ml de suero fisiológico y pinzar.

18. Para fijar la aguja, colocar una gasa estéril doblada entre  las alas  y la piel.

19. Colocar un apósito transparente para evitar su movilización y visualizar el punto de inserción.

20. Si se emplea por primera vez, lavar con suero fisiológico de 50ml e iniciar posteriormente la perfusión, extracción o transfusión de hemoderivados, etc.

 

Fijar la aguja con apósito adhesivo transparente

Fijar la aguja con apósito adhesivo transparente

21. Informar al paciente de las precauciones que ha de adoptar para evitar desconexiones o salidas de la aguja y de sus cuidados.

22. Colocar la fecha de inserción en el adhesivo.

 

Registro de Enfermería

Registro de Enfermería

23. Recoger material utilizado. Lavado rutinario de manos.

24. Registrar el procedimiento, incluir fecha de inserción de aguja tipo huber, calibre de aguja, complicaciones e incidencias durante el proceso y firma de enfermero.

 

VIII.    RECOMENDACIONES GENERALES

 

  • Elegir el calibre de la aguja en función del tipo de líquido, el volumen a perfundir, la edad  y la situación del paciente.
  • Todos los accesorios y componentes que se utilizan con este dispositivo deben incorporar conexiones Luer-Lock.
  •  Cambio de tubuladuras o equipos de infusión, cada 72 horas.
  •  No utilizar una jeringa con una capacidad inferior a 10 ml. Las jeringas menores pueden provocar sobrepresurizacion en el sistema. Cuando se ejerce la presión positiva.
  •  Lavar el catéter antes de iniciar la administración para eliminar restos de heparina.
  • Para impedir la interacción entre fármacos incompatibles, introducir siempre 10cc de solución salina después de cada fármaco.
  •  No dejar nunca una línea abierta mientras haya una aguja en la cámara portal, para prevenir un embolismo aéreo inadvertido.
  • No manipular la aguja una vez insertado, no realizar movimientos de rotación o inclinación de la aguja por posibilidad de rotura o dañar el diafragma.
  • No forzar la entrada de fluidos a través del reservorio para liberar una obstrucción, por el posible riesgo de desconectar el catéter del portal y/o rotura del mismo.
  • Prestar atención si el sistema va estar mucho tiempo sin perfundir es necesario heparinizar para evitar la coagulación del catéter.

 

Referencia Bibliográfica:

  • Carrero,M.C; Actualización Enfermera en accesos vasculares y terapia intravenosa. Difusión Avances de Enfermería. Año 2008.
  • Recomendaciones para la manipulación y el cuidado del reservorio subcutáneo en Atención Primaria. Gerencia de Atención Primaria del área 5 de Madrid. Dirección de Enfermería. Ultima revisión 2 febrero del 2006.
  • Carrero,M.C. ; Acceso vasculares. Implantación y Cuidados Enfermeros. Madrid 2002.

CUIDADOS DE ENFERMERÍA DURANTE LA SESIÓN DE QUIMIOTERAPIA

15 agosto, 2013 | By | No Comments

GESTIÓN DE ENFERMERÍA 

Tu salud nos importa.

Tu salud nos importa.

 

Las enfermeras que estamos en contacto directo con los pacientes con cáncer, como aquellos que son sometidos a tratamiento antineoplásico, somos los profesionales que se encuentran en un lugar privilegiado para considerar las necesidades individuales de estos pacientes y establecer con ellos una relación de ayuda, brindando los cuidados que apoyen su pronta recuperación .

Cada paciente que llega al servicio de quimioterapia necesita ser abordado de forma holística, de manera que se cubran todas sus necesidades; ya sean físicas, emocionales, espirituales y de aprendizaje a todo lo nuevo que tiene que experimentar y afrontar de la forma más asertiva.

Con todo esto, podemos elaborar un plan de cuidados que nos guie en la atención del paciente oncológico durante su sesión de quimioterapia, y asimismo, se puede adaptar según las condiciones de cada paciente.

 

PLAN DE CUIDADOS: PACIENTE ONCOLOGICO EN TRATAMIENTO DE QUIMIOTERAPIA AMBULATORIA

 

Objetivos generales:
  • Brindar cuidados enfermeros que garanticen el cumplimiento adecuado del tratamiento quimioterápico.
  • Educar al paciente sobre su autocuidado durante la sesión de quimioterapia.
  • Establecer una comunicación eficaz y asertiva con el paciente y su familia.
  • Controlar los posibles efectos adversos inmediatos producidos por la quimioterapia .
  • Evitar extravasaciones de drogas citostáticas.
  • Educar a la familia o cuidador principal  sobre los cuidados que deben de saber  para el bienestar del paciente después de la quimioterapia.

 

Criterio de aplicación:

Este plan de cuidados esta dirigido a aplicarse a los pacientes oncológicos que reciban tratamiento de quimioterapia ambulatoria: servicio de quimioterapia ambulatoria,  centro oncológico o en la  atención en su hogar.

 

Personal responsable:
  • Enfermera especialista en cuidados enfermeros oncológicos.
  • Enfermera general capacitada y entrenada en la administración de antineoplásicos.

 

IMPORTANTE.

Antes de iniciar el tratamiento de quimioterapia debemos tener en cuenta lo siguiente:

  1. Debemos verificar si tiene programada la cita para la administración de la quimioterapia. Previamente revisamos la indicación medica y que tenga fecha actualizada y no mayor a 5 días de antigüedad.
  2. Revisar previamente la historia clínica del paciente para estar informados sobre sus antecedentes clínicos de importancia.
  3. Revisar minuciosamente el tipo  de esquema de quimioterapia designado para el paciente.
  4. Debemos verificar que los datos personales, diagnóstico y tratamiento correspondan al paciente.

 

A. Valoración del paciente al inicio del tratamiento de quimioterapia

Al realizar la valoración de enfermería  reconocemos a  dos tipos de pacientes, los problemas que podamos encontrar en cada uno de ellos serán diferentes y es importante reconocerlo para poder plantear adecuadamente las intervenciones de enfermería,  y estos son:

  1. Paciente Nuevo: es aquel que recibe diagnóstico de cáncer reciente y nunca antes a recibido tratamiento con antineoplásicos.
  2. Paciente continuador: aquel paciente que tiene sesiones anteriores de quimioterapia, podemos evaluar su respuesta y tolerancia al tratamiento.

Revisar hoja de valoración

Captura de pantalla 2013-08-12 a la(s) 16.56.48

Captura de pantalla 2013-08-15 a la(s) 10.52.59

Captura de pantalla 2013-08-15 a la(s) 10.53.39

Medicarte ofrece consultoría y capacitación al personal de salud referente a tópicos  de oncología, con el objetivo de gestionar mejor nuestros cuidados y estandarizar los procesos en el manejo del paciente oncológico. Puedes comunicarte con nosotros.